Un cuidado y mantenimiento adecuados, son la mejor garantía para calidad del rendimiento y para conseguir una durabilidad prolongada en sus audífonos.

Las causas más comunes de que se produzca algún fallo en los audífonos son el cerumen y la humedad.

El cerumen, junto con los pelillos del oído, son una protección natural contra elementos extraños, pequeños bichos o gérmenes que puedan entrar en el canal auditivo externo y producir molestias. Son la primera barrera de protección, por lo que los oídos no se deben limpiar demasiado para evitar que queden desprotegidos. Un paño para limpiar el oído por la parte más externa, bastará para la higiene diaria.

El problema para con los audífonos, surge cuando se produce un exceso de acumulación y ésta penetra en los componentes de los audífonos, obstruyendo, por ejemplo, la salida del sonido amplificado hacia el tímpano. Se recomienda por ello acudir periódicamente al centro para así evitar que esto ocurra, ya que en ciertos casos, si hay un exceso de acumulación, hay que reparar el audífono sustituyendo la pieza dañada.

En el caso de la humedad, el cuidado diario consiste en abrir el portapilas para que se evapore así la condensación acumulada. Evitaremos también un consumo innecesario de la pila.

Para lugares con mucha humedad o personas que transpiren mucho, se recomienda el uso de deshumidificadores especiales para audífonos.



En Audir encontrará todo lo necesario para el cuidado y mantenimiento diarios de sus prótesis auditivas.

Le recomendamos que realice el cuidado diario básico y que nos visite periódicamente para que nos encarguemos personalmente de verificar un correcto funcionamiento.



Audir (info@audirsanchez.com) - Avenida Conchiñas 26, 15010 A Coruña - Tlf: 981 91 89 87